Exjefe paramilitar Otoniel declara ante la JEP desde prisión en EE. UU sus vínculos con militares y políticos

El exjefe paramilitar Otoniel testificó ante la JEP desde prisión en EE. UU., reafirmando vínculos con políticos y militares, y proporcionando detalles sobre falsos positivos y persecución a la Unión Patriótica.

La Jurisdicción Especial para la Paz (JEP) concluyó una serie de audiencias a puerta cerrada con el excomandante del Clan del Golfo, Dairo Úsuga, conocido como Otoniel, quien se encuentra cumpliendo una condena en Estados Unidos. Durante estos tres días de testimonio, Otoniel reafirmó sus lazos con políticos, militares y terceros civiles, como había confesado en 2022 durante diligencias realizadas en Colombia.

Le puede interesar: Los comentarios en redes sociales que indican que la Procuraduría está haciendo persecución a la Superintendencia de la Salud

Le puede interesar: Políticos muestran su apoyo al Superintendente de Salud Luis Carlos Leal, en medio de la aparente persecución política por parte de la Procuraduría

Según información proporcionada por la JEP, Otoniel dio detalles relevantes para investigaciones en curso, particularmente sobre casos de falsos positivos en el Meta y la persecución a la Unión Patriótica. Sin embargo, las víctimas no pudieron participar en estas audiencias debido a restricciones impuestas por el Departamento de Justicia de EE. UU., que impidió la grabación o conexión a internet con el exparamilitar.

Durante su testimonio, Otoniel hizo referencia a operaciones conjuntas entre paramilitares y fuerzas públicas que desembocaron en casos de falsos positivos en el Meta, así como en la victimización contra miembros de la Unión Patriótica. Además, ratificó declaraciones previas realizadas en 2022, donde señaló a varios miembros de la Fuerza Pública, políticos y civiles con vínculos con grupos paramilitares.

El exjefe del Clan del Golfo proporcionó una lista de 63 personas presuntamente vinculadas a su organización, incluyendo al exministro del Interior y Justicia, Sabas Pretelt, condenado por corrupción. Estas declaraciones, realizadas del 9 al 11 de abril en la Penitenciaría de Máxima Seguridad en Florence, Colorado, fueron tratadas de manera confidencial.

A pesar de su solicitud de sometimiento a la JEP, Úsuga fue rechazado en calidad de tercero civil, pues no proporcionó pruebas suficientes que respaldaran su condición. La Sección de Apelación argumentó que, pese a su desmovilización en 2006, Úsuga continuó delinquiendo y fue reconocido como líder de las AGC en 2009, lo que evidencia su cercanía con grupos paramilitares.

El proceso de análisis y valoración de la información proporcionada por Otoniel continuará, y la magistratura de la JEP actuará de acuerdo con los principios establecidos en la ley y en la justicia transicional restaurativa.

Úsuga había solicitado su ingreso a la JEP argumentando conocimiento sobre violaciones de derechos humanos cometidas por miembros del Ejército y el DAS, así como su participación como financiador de grupos paramilitares. Sin embargo, su solicitud fue rechazada debido a la falta de pruebas contundentes que respaldaran sus afirmaciones.

Un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Éste sitio web usa cookies, si permanece aquí acepta su uso. Puede leer más sobre el uso de cookies en nuestra política de cookies